Más allá de una intolerancia, alergia o lo que sea que te pueda caer mal, existe un alimento básico de nuestra dieta que se adjudica gran cantidad de contagios

Si bien a simple vista parece inofensivo, déjanos decirte que no lo es, sobre todo si se manipula mal. Se trata del pollo, y así lo confirmó el Center for Diseases Control and Prevention de Estados Unidos (CDC). Es más, la entidad asegura que el 12% de las infecciones intestinales transmitidas en ese país son justamente provocadas por la ingesta de estos animales.  

El organismo de la salud habla de infecciones cuando se trata de una enfermedad transmitida por alimentos que afecta a dos o más personas, quienes contraen el mismo mal luego de haber comido un alimento en común. 

Ahora bien, es cierto que tanto pescados como lácteos causan más brotes, pero las enfermedades que se contraen por comer pollo hacen enfermar mucho más a las personas. 

El CDC estima unos 800 brotes de enfermedades transmitidas al año en Estados Unidos. Y de esos 800 brotes, se generan 15.000 enfermedades, 800 hospitalizaciones y 20 muertes al año. 

La entidad sugiere a los usuarios no lavar la carne ya que, al contrario de lo que se cree, esto solo aumenta la probabilidad de intoxicación. Existen bacterias en la carne que al lavarlas solo se extendien por toda la cocina. Esto debido a que las gotas de agua pueden caer en cualquier parte. Lo mismo pasa con los huevos. 

Por lo mismo, recomiendan tener una tabla para cortar cosas crudas y otra para las cosas cocinadas, y así evitar la contaminación cruzada. Recuerda lavar siempre a conciencia tanto la tabla donde has cortado pollo como el cuchillo que usaste. Además, evita poner los huevos bajo la llave de agua, ya que así eliminarás la protección y harás que los gérmenes se 'cuelen' a través de la cáscara. 

Como dato extra, el cerdo y los vegetales con semilla ocupan el segundo y tercer lugar de este ránking de "alimentos peligrosos".

¿Qué tal?